miércoles, 26 de julio de 2017

Yo y el virus Strava


Hace unos meses mi tranquilidad bicicletera se vio truncada por el descubrimiento, bueno más bien el  redescubrimiento (porque ya la conocía superficialmente) de la aplicación Strava.
Confieso que en un primer momento me la instale para conocer nuevas rutas, dado que así y de forma mas rápida podía seguir las que otros "bikers" de mi zona realizaban casi a diario.
Hasta aquí perfecto, pero teniéndola instalada era inevitable descubrir una función que no conocía, los que la utilizáis con asiduidad ya debéis saber que me refiero, los populares segmentos.
A partir de este descubrimiento los parámetros que tenia establecidos en mis salidas - entreno se transformaron. 
Aclaro que el noventa por ciento de mis rutas las acometo a solas y siempre he pensado que es difícil que mi nivel físico y técnico progrese de manera significativa debido a que  no me acompaña habitualmente nadie que me obligue a mantener un ritmo más elevado al mio habitual, o que me muestre diferentes opciones para subir y bajar por lugares en los que desmonto por precaución cuando pedaleo a solas.
Así y sin darme cuenta utilizando la aplicación iba dándome cuenta de mis enormes limitaciones, casi siempre apareciendo al final de la listas en los diferentes segmentos que recorro, sobre todo al principio de haber instalado esta aplicación.
A fuerza de repetir y perseverar a las pocas semanas ya iba mejorando mis resultados y en mis salidas los PR se iban acumulando despacio, pero sin pausa.
De repente mi nula explosividad que era mi constante cuando montaba en la bici, iba evolucionando en lenta pero en constante metamorfosis positiva dándome alguna puntual alegría, ya era capaz en algunos segmentos aislados de obtener un tiempo respetable y no estar a la cola del mismo.
A la vez me daba cuenta que soy capaz de aguantar el sobre esfuerzo que se requiere cuando llevas unos 30 kilómetros recorridos para obtener un tiempo respetable en determinado tramo, estaba sin darme cuenta variando la intensidad de mi entreno, algo muy interesante.
Y esta es para mi al margen de piques sanos entre ciclistas el gran logro de Strava, tener en nuestras salidas una herramienta eficaz e inmediata para monitorizar tus progresos en tramos que se te resisten o en los que eres una hacha, en definitiva mejorar sin apenas darte cuenta como biker.
Así que de momento y muy a mi pesar no me pienso vacunar, dejaré que el virus Strava recorra mis venas hasta que mi cuerpo serrano aguante.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bon analisis Pep! A mi em serveix per veure si "evoluciono" o no en alguns trams...
Santi Garreta

picodelalmenara dijo...

Oleeeeeee por un luchador

Pep Llanero Solitario MTB dijo...

Gracias compañeros !!